Facebook Twitter

Pruebas de plomo en agua son requisito ahora para escuelas y centros de cuidado

Una ley estatal nueva requerirá que aproximadamente 5,800 escuelas primarias y centros para cuidado de niños en Colorado hagan pruebas de plomo en el agua e instalen filtros, o que hagan las reparaciones. 

AP Photo/David Zalubowski

Read in English.

Una ley estatal nueva requerirá que aproximadamente 5,800 escuelas primarias y centros para cuidado de niños en Colorado hagan pruebas de plomo en el agua e instalen filtros, o que hagan las reparaciones correspondientes si encuentran niveles altos de plomo. 

Las escuelas y los centros para cuidado de niños tendrán hasta el 31 de mayo para hacerle pruebas al agua, y tendrán que hacer reparaciones si el nivel de plomo es más de 5 partes por mil millones. Ese límite es el mismo límite establecido por el gobierno federal para el agua embotellada, pero menos que el usado previamente por la mayoría de los distritos escolares de Colorado. 

Esta ley, que incluye unos $21 millones para pruebas y reparaciones, representa la primera vez que Colorado ha establecido regulaciones para los niveles de plomo en el agua potable de las escuelas y los centros para cuidado de niños. Fue aprobada a la misma vez que un número creciente de estados han aprobado leyes para resolver el problema de exposición a plomo en los niños después de la crisis de agua potable que ocurrió en el 2014 en Flint, Michigan.

Que saber sobre la ley de plomo

Lo que debes saber acerca de la ley de plomo en Colorado

• Las escuelas primarias y los centros de cuidado de niños de Colorado tendrán que hacerle pruebas de plomo a todas las fuentes de agua potable antes del 31 de mayo de 2023.

• Si el nivel de plomo supera 5 partes por mil millones — un límite nuevo y más estricto — las escuelas y los proveedores de cuidado de niños tendrán que reparar la plomería o instalar filtros.

• Las escuelas y los centros de cuidado de niños tendrán que notificarles los resultados de las pruebas a los padres, y decir qué van a hacer para corregir los problemas.

• La ley incluye unos $21 millones para pagar por pruebas y reparaciones en las escuelas y los centros de cuidado de niños. Las escuelas Intermedias serán elegibles para obtener fondos si queda algún restante.

• La exposición al plomo puede causar problemas de habla, atención y conducta en los niños, y el agua potable es solo una de las fuentes de exposición a plomo posibles.

• Otras fuentes son las pinturas que tienen plomo, el polvo de pinturas que tienen plomo, y artículos importados como ollas de cocina, especias, dulces o joyería.

Una ley estatal nueva requerirá que aproximadamente 5,800 escuelas primarias y centros para cuidado de niños en Colorado hagan pruebas de plomo en el agua e instalen filtros, o que hagan las reparaciones correspondientes si encuentran niveles altos de plomo. 

Las escuelas y los centros para cuidado de niños tendrán hasta el 31 de mayo para hacerle pruebas al agua, y tendrán que hacer reparaciones si el nivel de plomo es más de 5 partes por mil millones. Ese límite es el mismo límite establecido por el gobierno federal para el agua embotellada, pero menos que el usado previamente por la mayoría de los distritos escolares de Colorado. 

Esta ley, que incluye unos $21 millones para pruebas y reparaciones, representa la primera vez que Colorado ha establecido regulaciones para los niveles de plomo en el agua potable de las escuelas y los centros para cuidado de niños. Fue aprobada a la misma vez que un número creciente de estados han aprobado leyes para resolver el problema de exposición a plomo en los niños después de la crisis de agua potable que ocurrió en el 2014 en Flint, Michigan.

El plomo es una neurotoxina dañina que puede causar discapacidades de aprendizaje y problemas de comportamiento, y hasta un nivel bajo de exposición puede afectar el coeficiente de inteligencia (IQ) de un niño. Los niveles de plomo en los niños de Estados Unidos han bajado drásticamente desde la década de 1970, pero hay estudios que han demostrado que en muchos niños todavía se puede detectar la presencia de plomo. 

Un estudio de 2021 publicado en la revista médica JAMA Pediatrics encontró que un 72% de los niños menores de 6 años en Colorado que pasaron por pruebas tenían niveles detectables de plomo en la sangre — pero a muchos niños del estado nunca se les hacen pruebas

Generalmente, los legisladores, funcionarios escolares y defensores de Colorado alabaron la ley nueva por tomar medidas para asegurar que los estudiantes tengan agua potable segura en la escuela o el centro de cuidado, pero para algunas personas la ley no llegó tan lejos como ellas esperaban. 

Jaquikeyah Fields, directora de comunicaciones en Colorado People’s Alliance (un grupo de justicia racial que ayudó a darle forma al proyecto de ley), describió la ley como un gran logro que puede servir como puerta a otras leyes futuras sobre el mismo tema.

“Pienso que el objetivo era lograr más”, dijo ella, pero de todos modos “es bastante buena”. 

Bob Lawson, director ejecutivo de manejo de instalaciones y construcción en el Distrito Escolar Pueblo 60 (de 15,000 estudiantes), dijo que está complacido porque la ley establece un límite claro de plomo para agua en las escuelas. 

“Al menos han hecho algo para establecer la norma que debemos seguir”, dijo él. “Eso es grande porque Colorado no tenía nada”. 

Elin Betanzo, especialista en agua que ayudó a descubrir la crisis en Flint, dijo que es bueno tener legislación para asegurar que las escuelas tengan agua potable segura, pero que instalar filtros inmediatamente es mejor estrategia que hacerle pruebas a las fuentes de agua para luego corregir cualquier problema. Ella dijo que es de amplio conocimiento que el agua potable de las escuelas a menudo contiene niveles de plomo detectables.  

Eso se debe en parte a que las plomerías vendidas como “libres de plomo” todavía tienen permitido contener una pequeña cantidad de plomo. 

“El agua es un solvente universal. Cuando tiene contacto con plomo, ese plomo entra al agua”, dijo Betanzo, fundadora de la empresa consultora Safe Water Engineering, de Detroit. 

“Quizás no sea hoy ni mañana... pero si hay plomo presente, tarde o temprano estará en el agua”.

Leyes en evolución

La nueva ley sobre plomo de Colorado cambió bastante desde que fue introducida, en parte por la resistencia de algunos lideres de escuelas y educación temprana. La versión final tiene menos requisitos, tanto en cantidad como en rigurosidad, que las primeras versiones. 

El proyecto de ley original hubiese requerido que las escuelas y los programas de cuidado de niños instalaran filto en todas las fuentes de agua potable, instalaran una estación para llenar botellas de agua filtrada por cada 100 estudiantes, y condujeran pruebas de plomo anuales en el agua potable. Todas las fuentes de agua con un nivel de plomo más alto de 1 parte por mil millones tendrían que ser corregidas, y se hubiesen requerido letreros nuevos y otras notificaciones. 

El límite de 1 parte por cada mil millones es el recomendado por la Academia Americana de Pediatria para las fuentes de agua, pero pocos estados lo han adoptado. En vez de eso, la mayoría que ha aprobado leyes recientes ha establecido el límite en 5 o 10 partes por mil millones. El límite de Maine es 4 partes por cada mil millones. 

Los grupos que representan a proveedores de cuidado de niños opusieron el proyecto de ley, diciendo que las reglas propuestas serían onerosas y demasiado costosas.

Dawn Alexander, directora ejecutiva de Early Childhood Education Association of Colorado, dijo que sería injusto imponerle estándares estrictos a los establecimientos de cuidado de niños, porque muchos casos de envenenamiento con plomo se originan en los hogares de los niños, que no están sujetos a esas reglas. Durante su trabajo anterior en el departamento de salud del condado de Wed, ella encontró que los investigadores usualmente descubrían que los altos niveles de plomo eran causados por pintura de plomo en la residencia de los niños. 

“Simplemente no tiene sentido tener estas… imposiciones en negocios que ya están teniendo dificultades, ya que realmente no son la fuente que está generando esos problemas extremos de salud en los niños de nuestro estado”.

Alexander dijo que está complacida con la versión final de la ley: “Realmente es una ley mucho más razonable”.

Los proveedores de cuidado de niños en el hogar con licencia podrán optar por no cumplir los requisitos nuevos. 

Mark Anderson, pediatra en Denver Health, piensa que la ley es buena, especialmente cuando se trata de los fondos para ayudar a las escuelas y a los centros de cuidado a cubrir el costo de las pruebas y las reparaciones. 

“Si el costo ya no es una inquietud, no veo ninguna razón para no eliminar el plomo del agua”, dijo. 

Por otro lado, Anderson señaló que el agua no es la fuente principal del alto nivel de plomo en los niños de Colorado. 

“Uno tendría que tomar muchísima agua para exponerse si la concentración es 15 [partes por mil millones] o menos”, él dijo. 

Anderson, que es parte de una red regional de expertos en salud ambiental de los niños, dijo que en su mayoría, los niveles altos de plomo en niños surgen de exposición a pintura con plomo, polvo de pinturas con plomo, o una categoría que el llama “productos importados” y que incluye ollas y artículos para cocinar, especias o dulces de otros países. 

Los investigadores han encontrado que los niños que viven en códigos postales con poblaciones predominantemente negras o hispanas tienen más probabilidad de tener un nivel de plomo alto que los niños que viven en códigos postales cuyos residentes son predominantemente de raza blanca.

Esfuerzos en las escuelas después del caso de Flint

Después de la crisis de agua en Flint, algunos distritos escolares de Colorado empezaron voluntariamente a hacerle pruebas al agua y corregir cuando los niveles de plomo alcanzaban 15 o más partes por mil millones — el nivel usado en ese momento por la Agencia de Protección Ambiental para que las compañías de agua tomaran acción.

A partir de 2017, algunos distritos de Colorado aprovecharon un programa estatal voluntario de grants que paga por pruebas de plomo en las escuelas, pero el programa no cubría los costos de reparación y no fue usado ampliamente. 

Los funcionarios del distrito escolar de Denver, el más grande de Colorado, empezaron a usar el estándar de 15 partes por mil millones, y luego cambiaron a un límite de 10 partes por mil millones en 2019. Durante los últimos seis años, el distrito reemplazó 264 sistemas de plomería, e instaló 83 filtros en fuentes de agua. 

Sin embargo, la ley nueva requerirá trabajo adicional porque hubo pruebas anteriores que encontraron unas 150 fuentes de agua con niveles por encima del límite nuevo, pero por debajo del anterior. 

Joni Rix, gerente del programa ambiental del distrito, dijo que aunque algunas de esas fuentes están en escuelas intermedias y secundarias (que no son el enfoque de la ley nueva), el distrito les va a instalar filtros.

Esas reparaciones, dijo ella, costarán “bastante dinero” — aproximadamente $1,000 cada una para instalarles un filtro inicialmente, y luego $70 en mantenimiento anual.

La Representante del Estado Emily Sirota, demócrata de Denver y una de las auspiciadoras de la legislación, dijo que quienes prepararon la ley usaron estimados altos al momento de asignar los fondos de recuperación de COVID a la ley nueva. Los funcionarios de salud del estado dijeron que esperan cubrir la mayor parte posible de los costos de pruebas y remediación, pero que los detalles están por verse.

En el distrito Pueblo 60, cinco escuelas obtendrán reparaciones este mes para cumplir con el límite nuevo de 5 partes por mil millones. Aunque los funcionarios del distrito les hicieron pruebas a todas las fuentes de agua en el 2017 y 2018, usaron el límite de 10 partes por mil millones para determinar dónde se harían reparaciones.  

Los funcionarios en el distrito Mesa County Valley, en el oeste de Colorado, hicieron reparaciones en cinco de las 42 escuelas después de participar en el programa estatal voluntario de grants hace varios años. Aparte de los edificios en los que se instalaron plomerías nuevas o estaciones para llenar botellas, ninguna escuela tuvo un nivel de plomo más alto del límite nuevo de 5 partes por mil millones.

Desde entonces, el distrito ha construido dos escuelas nuevas pero no ha recibido instrucciones de los funcionarios de salud del estado en cuanto a si se requiere hacer pruebas de plomo. 

“Si ellos quieren que hagamos pruebas en esos lugares nosotros con mucho gusto lo haremos, pero no veo por qué nosotros debamos hacerlo”, dijo Eddie Mort, coordinador de mantenimiento del distrito. 

Una portavoz del Departamento de Salud Pública y Ambiente de Colorado, que supervisa la implementación de la ley nueva, dijo que no se ha decidido todavía si las escuelas o centros de cuidado de niños que hicieron pruebas de agua en los años recientes tendrán que hacer una serie nueva de pruebas. 

“La decisión final podría ser que no habrá una solución ‘unitalla’ para todas las escuelas del estado que hicieron pruebas previamente”, dijo en un email. 

Ann Schimke es reportera senior en Chalkbeat y cubre temas de niñez temprana y alfabetización temprana. Para comunicarte con Ann, envíale un mensaje a aschimke@chalkbeat.org.

The Latest
The district is exempt from the law because its health plans are self-funded. However, some large employers have provided coverage for fertility treatment.
A five-year federal grant aims to improve Colorado schools’ family engagement, with training for parents and a real voice in school decisions.
The 5280 Freedom School plans to open next fall with kindergarten and first grade, and add grades each year up to fifth grade.
Jeffco, Adams 12, Colorado Springs 11, and Greeley-Evans are some of the districts receiving grants.
One student called Denver Public Schools’ actions “an example of performative support of student activism.”
Los niños que hablan español u otros idiomas en el hogar y los provenientes de familias con menos recursos probablemente serán elegibles para 20 horas semanales de preescolar gratis.