Facebook Twitter

¿Los distritos de Colorado deben ofrecer comidas gratuitas a todos los estudiantes? La propuesta FF permitirá que los electores decidan

A smiling girl with dark hair pops some food in her mouth as she sits with friends in a crowded lunchroom.

Cuando las escuelas ofrecían comidas escolares gratuitas a todos los estudiantes, alrededor de un 20% más de niños de Colorado estaban comiendo en las escuelas.

Hyoung Chang / The Denver Post

Read in English.

Chalkbeat Colorado es un noticiero local sin fines de lucro que informa sobre las escuelas públicas en Denver y otros distritos. Suscríbete a nuestro boletín gratis por email en español para recibir lo último en noticias sobre educación.

Durante los dos últimos años, los distritos escolares pudieron ofrecer comidas gratuitas a todos los estudiantes porque el gobierno federal eliminó los requisitos de ingresos. Alrededor de un 20% más de niños de Colorado (aproximadamente 68,000 en todo el estado) estaban comiendo en las escuelas.

Sin embargo, los requisitos de ingresos volvieron a activarse este otoño, y los distritos están nuevamente requiriendo que las familias llenen formularios para determinar si los estudiantes califican para recibir comidas gratuitas o a precio reducido. La cantidad de niños que comen en la escuela ya está disminuyendo, dicen las autoridades.

Ahora, una medida incluida en la papeleta del 8 de noviembre permitirá que los electores de Colorado decidan si se deben reinstituir las comidas escolares para todos los estudiantes. 

Según la Propuesta FF, los contribuyentes que ganan más de 300,000 dólares pagarían más impuestos para que los distritos escolares pudieran optar por servir comidas gratis a todos los estudiantes. Los distritos tendrían que participar primero en algunos programas federales para obtener la mayor cantidad posible de dólares federales, pero luego el estado cubriría todos los costos que los programas federales no paguen. 

“Los niños tenían comidas más nutritivas en las escuelas, no tenían que pasar hambre. Ya hemos visto lo que hace”, dijo Ashley Wheeland, directora de política pública de la organización sin fines de lucro Hunger Free Colorado. “Todo el mundo sabe que los niños necesitan comida para aprender”.

El programa de almuerzos escolares determina la elegibilidad utilizando los límites federales de pobreza, que no cambian dependiendo del estado. En Colorado, donde el costo de vida es elevado, los defensores de la Propuesta FF creen que hay niños que no califican para recibir comidas subvencionadas, pero cuyas familias siguen teniendo dificultades para poder comprar comida nutritiva. 

Los inquilinos de Colorado están agobiados por los costos (30% o más de sus ingresos se usan en costos de vivienda) por tener la octava tasa más alta del país, según un estudio publicado por el Denver Post.

Según las directrices federales, este año una familia de cuatro personas tiene que ganar menos de $51,338 para calificar para las comidas subvencionadas. Una familia de cuatro personas en Colorado necesita $73,132 para cubrir sus necesidades básicas, según la calculadora del salario digno del Massachusetts Institute of Technology.

Si se aprueba, la Propuesta FF funcionaría como un programa de grants para los distritos escolares que decidan participar. Estos distritos tendrían que primero usar los programas federales para asegurarse de recibir la mayor cantidad de dólares federales, y luego el estado completaría la diferencia.

Si todos los distritos participan, se espera que la medida cueste alrededor de $100 millones al año una vez que esté completamente operacional, y un poco más en el primer año. La propuesta se financiaría limitando el número de deducciones de impuestos estatales de los contribuyentes que ganan más de $300,00; es decir, que estas personas pagarán más impuestos estatales. Según un análisis fiscal del estado se espera que esta medida fiscal genere $100.7 millones al presupuesto del 2023-24, y cantidades mayores cada año subsiguiente. 

Cómo funcionaría

Colorado ya paga por el costo adicional de las comidas para los estudiantes elegibles para comer a precio reducido, lo cual significa que estas comidas son gratuitas para las familias.

Este año, los legisladores propusieron una ley estatal para expandir eso de manera que el presupuesto estatal cubriera el costo de todos los estudiantes que no son elegibles para comidas subvencionadas, pero la propuesta no fue aprobada. A los legisladores que se opusieron al proyecto de ley les preocupaba el costo, y se preguntaron si sería mejor usar ese dinero en otra cosa.

Al menos otros dos estados, California y Maine, han aprobado leyes para crear comidas escolares gratuitas para todos los estudiantes. Otros están llevando a cabo programas piloto, o han aumentado los niveles de elegibilidad (algo que tradicionalmente los estados no han ajustado) para que más estudiantes califiquen.

Colorado ya solicitó permiso para utilizar el Medicaid como criterio para que los estudiantes califiquen directamente, incluso si sus familias no llenan los formularios requeridos para almorzar gratis. Los operadores de los comedores escolares creen que si los distritos escolares pueden utilizar los datos de Medicaid para calificar a los estudiantes, menos niños quedarán fuera de la lista.

La medida también requiere que los distritos elegibles soliciten y operen el programa Community Elegibility Provision. Ese programa permite que los distritos dejen de pedir que las familias llenen un formulario de elegibilidad para el almuerzo gratuito, y les da más fondos federales a los distritos. A cambio, cada distrito se compromete a proporcionarle comidas gratuitas a cualquier estudiante. 

Dependiendo del porcentaje de estudiantes elegibles, los fondos federales podrían ser suficientes para cubrir todo el programa, pero no necesariamente en todos los casos. Con la Propuesta FF, cuando esos fondos no sean suficientes, los fondos estatales cubrirían la diferencia.

En otros casos, si todo un distrito no puede calificar para el programa, pero un subconjunto de escuelas sí califica, entonces el distrito tendría que operar algunas escuelas con el programa y otras sin él. 

Erika Edwards, directora de política pública y legislación de la Colorado School Nutrition Association, dijo que a su asociación le preocupa un poco los desafíos para los distritos, pero que todavía ha firmado para apoyar la propuesta.

“Supongo que la propuesta no tendrá sentido para algunos distritos, pero esa cifra es probablemente pequeña”, dijo Edwards.  

Otro posible reto, dijo Edwards, es que cuando las comidas son gratuitas para todos los estudiantes, entonces más de ellos comerán y esto requerirá que los distritos tengan la capacidad para hacer más comida. Con la escasez de personal, eso puede ser difícil.

La propuesta también procura resolver algunos de esos problemas, pero eso no ocurriría en el primer año. 

Los grants para permitir que las comidas escolares sean gratis comenzarían en el año escolar 2023-24. En 2024-25, el estado también proporcionaría dinero extra a través de grants para que los distritos puedan comprar ingredientes locales de Colorado para las comidas, ayudar a proporcionar estipendios al personal de los comedores, y recibir capacitación, equipos o asistencia de una organización sin fines de lucro para preparar comidas escolares nutritivas. 

Un distrito ya está encontrando su propio camino

Los defensores de la medida ya han recaudado más de $1.5 millones para ayudar a que sea aprobada. Ninguna oposición organizada está recaudando dinero. Aun así, algunas personas han planteado objeciones sobre la propuesta, y esto incluye destacar que aumenta los impuestos de unos 113,988 contribuyentes, es decir, menos del 5% de los contribuyentes del estado, y que el dinero también podría pagar los almuerzos de algunos niños cuyas familias tienen la capacidad para costearla.

Aun así, los defensores tienen la esperanza de que, si se aprueba, la medida permitirá que más niños coman una buena comida en la escuela. Eso, a su vez, ayudaría a los estudiantes a estar mejor preparados para aprender. 

“Quiero que todos nuestros estudiantes coman en la escuela”, dijo Danielle Bock, directora de nutrición escolar en el Distrito 6 de Greeley-Evans. “No hay una comida mejor en el día de un niño”

En el Distrito 6, dijo Bock, los líderes empezaron a buscar una manera de mantener las comidas escolares gratuitas para todos antes de que comenzara el año escolar, cuando parecía claro que el gobierno federal iba a eliminar las exenciones. 

Bock calculó que su programa necesitaba $2 millones para continuar con los almuerzos gratuitos de este año, y la junta escolar aprobó por unanimidad la asignación de ese dinero. 

Aun así, el distrito, como otros, ha presionado este año a las familias para que llenen los formularios de elegibilidad. Bock dijo que el distrito ha recogido más formularios “que nunca en la historia”. Solamente unas 2,000 de las 23,000 familias no han llenado el formulario este año, dijo. Usualmente, unas 8,000 familias no llenan los formularios. 

Esa es una de las razones por las que sabe que las familias necesitan la ayuda.

Para el próximo año, aunque la propuesta no se apruebe en las elecciones, Bock espera poder seguir ofreciendo comidas escolares gratuitas. Si el estado recibe permiso para calificar directamente a los estudiantes que reciben beneficios de Medicaid, ella espera que cambien los porcentajes del distrito lo suficiente como para que el uso del programa de Community Elegibility Provision pueda cubrir todos los costos de las comidas gratuitas.

De ser así, la medida podría no ser útil para su distrito. De todos modos, ella ayudó a trabajar en ella al principio porque cree que ayudará a otros.

“Sé que hay distritos en Colorado que sí se beneficiarían”, dijo Bock. “Para mí se trata de cambiar la percepción de lo que son las comidas escolares, y tratar de cambiar a una sociedad que vea las comidas escolares como una parte regular del día escolar que no requiere una solicitud separada”.

Ella y otros defensores de la propuesta dicen que uno de los grandes beneficios de las comidas escolares gratuitas universales es que elimina el estigma de la pobreza asociado con comer en la escuela. 

Wheeland, de Hunger Free Colorado, dice que el estigma también contribuye a que aproximadamente un 40% de los estudiantes que califican para almuerzos gratuitos o a precio reducido no coman en la escuela. 

Bock desea que comer en la escuela sea tan normal como leer en la biblioteca escolar.

“Si ves a un estudiante leyendo en la biblioteca, no dices: ‘oh, ese pobre niño no tiene libros en casa’”, dijo Bock.

Yesenia Robles es una reportera de Chalkbeat Colorado que cubre los distritos escolares K-12 y la educación multilingüe. Para comunicarte con Yesenia, envíale un mensaje a yrobles@chalkbeat.org.

The Latest
Rico Munn was the 2019 Colorado superintendent of the year. He will transition to a “support role” in Aurora Public Schools starting in January.
Officials in two of Colorado’s largest districts haven’t decided yet whether they’ll participate.
Changes had been in the works, but were delayed when the pandemic began.
The deadline to apply for the Denver school dashboard committee is Jan. 1.
The district cited numerous concerns, but charter leaders say they won’t give up.