clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Universidades de Colorado podrían enfrentar más recortes de presupuesto si el estado no restaura los fondos, dicen líderes

Young man walks across plaza outside the center for community complex at University of Colorado Boulder.
Las universidades de Colorado estarán observando de cerca mientras los legisladores consideran si van a devolver un recorte de 58% a los presupuestos para la educación superior en el estado. 
Rachel Ellis/Denver Post

Temiéndole a las extensas cesantías y posibles recortes a los servicios para estudiantes, los líderes de las universidades públicas de Colorado están presionando a los legisladores para que restauren los $493 millones que eliminaron de sus presupuestos el año pasado.

Los líderes académicos están haciendo campaña como si la salud, y quizás hasta la misma existencia de sus campus estuviera en peligro. Y con buena razón: Cuando Colorado hizo recortes en sus presupuestos durante las últimas dos recesiones, las universidades nunca se recuperaron por completo.

La presidenta de la Metropolitan State University of Denver, Janine Davidson, dijo que los presidentes de las universidades están presentando un frente unido para restaurar los fondos porque “llega el punto en que hay que decir que esto no está funcionando.”

Y Cheryl Lovell, presidenta de la Adams State University, dijo que las universidades hicieron su parte balanceando los presupuestos el año pasado, y volver al nivel de fondos de 2019-20 sería un paso positivo para las universidades y sus estudiantes.

“Estamos unidos en ese mensaje,” dijo Lovell.

El Gob. Jared Polis y los líderes de la Cámara de Representantes y el Senado han dicho que valoran restaurar el recorte de 58% hecho el año pasado para ayudar a balancear el presupuesto mientras la pandemia se comía los ingresos y aumentaba los gastos.

Algunos legisladores no se han movido mucho, diciendo que quieren esperar por los pronósticos de los presupuestos. Otros dudaron porque el Congreso está enviando más ayuda a los estados. El paquete de estímulo de diciembre enviará millones de dólares a muchas universidades de Colorado para aliviar el impacto del coronavirus y ayudar a los estudiantes. El próximo paquete de estímulo podría enviar más millones a las escuelas de Colorado.

Pero la generosidad federal no se puede usar para los gastos operacionales de las universidades, tiene que usarse solo para los efectos de la pandemia.

Por años, los legisladores han usado los fondos de educación superior para no tocar otras prioridades del estado, dijo Joe Garcia, rector del Coloado Community College System. Eso ocurrió durante las recesiones de 2001 y 2009. Los legisladores devolvieron parte de los fondos, pero los presupuestos de educación superior nunca regresaron a sus niveles anteriores.

Cuatro años después de que comenzara la recesión de 2001, Colorado recortó los fondos de educación superior un 23.1%, o aproximadamente unos $158.6 millones. El estado continuó el mismo patrón durante la Gran Recesión, recortando otros $135 millones de educación superior entre el 2008 - 20012.

Después de ambas crisis, las universidades de todo el estado subieron el precio de la matrícula substancialmente.

Los recortes ayudaron a Colorado a quedar entre los estados con menos inversión en educación superior.

“La educación superior, siempre que hay otras prioridades en competencia, tiende a ser el blanco de los recortes,” dijo Garcia.

Las universidades también enfrentan otra amenaza financiera. La matrícula en todo el estado bajó bastante durante la pandemia.

Cada estudiante representa un ingreso, tanto por la matrícula como por los fondos estatales que se reciben según la cantidad de estudiantes. Y estas reducciones drásticas pueden destruir un presupuesto de operaciones. Si la matrícula no aumenta como algunos lo han proyectado, el estado no restaura los fondos substancialmente, o no ocurre una combinación de ambos, los campuses enfrentan recortes mayores.

Eso podría significar menos instructores, consejeros y servicios de orientación profesional. También podría significar un alza en el precio de la matrícula, aunque Colorado ya es uno de los estados en que las matrículas de las universidades públicas son de las más altas.

Aumentar el costo de la matrícula sería una carga para los estudiantes y sus familias, que ya están siendo grandemente impactados por la pandemia y la recesión.

Angie Paccione, Directora Ejecutiva del Departamento de Educación Superior de Colorado ha instado a las universidades a buscar maneras de recortar presupuestos sin aumentar el precio de matrícula. Ella opina que van a sobrevivir esta recesión, y no se opone a que los campuses les pidan más dinero a los legisladores — porque las universidades no tienen los fondos adecuados.

Pero dijo que las universidades tienen la responsabilidad de aumentar las tasas de graduación de los estudiantes de minorías y los que provienen de familias de pocos ingresos, ya que éstas son menores en comparación con las tasas del estudiantado en general. Y algunas universidades por años no han podido aumentar la cantidad de estudiantes de pocos ingresos, como la University of Colorado Boulder. Aunque las universidades regionales educan a más estudiantes de ingresos bajos, sus tasas de graduación de esos estudiantes son más bajas que en las universidades grandes del estado.

“No se puede simplemente pedir dinero y no tener resultados,” Paccione dijo.

Las universidades regionales tienen menos capacidad de acomodarse a los recortes de presupuesto del estado, porque cuentan con menos recursos externos y porque sus estudiantes tienen más dificultad para absorber un costo de matrícula mayor.

En Colorado, las universidades regionales y comunitarias reciben una porción mayor de sus presupuestos operacionales del estado y de la matrícula que las universidades grandes. La University of Colorado Boulder y la Colorado State University reciben una cantidad significativa de fondos federales para sus programas de investigación.

La University of Northern Colorado, una universidad regional, anticipa aumentar el precio de la matrícula tanto como un 7%, dependiendo de los fondos estatales. El University of Colorado System anunció posibles aumentos de un 3% al precio de matrícula.

Garcia dijo que las universidades comunitarias podrían aumentar el precio, pero que eso impondría dificultades sobre los estudiantes.

“Mientras más aumentemos el costo de matricularse, menos dinero tendrán los estudiantes para cubrir sus gastos fijos como vivienda, transporte, y comida,” dijo Garcia, “las cosas en las que absolutamente necesitan gastar dinero.”

Un estudio reciente de la Alliance for Research on Regional Colleges encontró que la pandemia ha recortado los presupuestos en más de 100 universidades públicas que investigó. Esas universidades se están preparando para reducir las horas de sus trabajadores, poner a los empleados en licencia, congelar los empleos vacantes, y cesantear trabajadores.

Cecilia Orphan, profesora de educación superior de la University of Denver y co-autora del estudio, dijo que las universidades que tienen más fondos pueden ayudar a más estudiantes a graduarse.

Por ejemplo, aunque ellos matriculan una cantidad menor de estudiantes de minorías y de familias con ingresos bajos, esos campuses con más recursos gradúan un porcentaje más alto de esos estudiantes que las universidades que dependen más del estado.

Y las universidades regionales han batallado para aumentar los porcentajes de graduación.

Orphan dijo que estas universidades regionales tienen dificultad para apoyar y graduar a los estudiantes, especialmente los de pocos ingresos, debido a las reducciones presupuestarias. Ella dijo que demasiada gente se han “acostumbrado a que los residentes de Colorado no se les cumplan las promesas”.

“Los estudiantes quieren progresar,” ella dijo. “Ellos quieren una mejor vida para sí mismos y sus familias, y están asistiendo a instituciones que hacen todo lo posible pero están teniendo que trabajar con recursos extremadamente limitados.”

Davidson, de MSU Denver, dijo que en su opinión restaurar los fondos se debe ver como un mandato moral: Los recortes en fondos van a impedir de manera desproporcional que los estudiantes de pocos ingresos tengan oportunidades, y le hará daño al futuro económico del estado.

“La universidad es genuinamente el elevador social en este país. Es lo que realmente ha hecho que Estados Unidos sea competitivo y fuerte”, dijo Davidson. “Si no cumplimos esa promesa, tendremos repercusiones que van mucho más allá de ‘no puedo pagar para que mis hijos vayan a la universidad.’”

Traducción por Milly Suazo.

The COVID-19 outbreak is changing our daily reality

Chalkbeat is a nonprofit newsroom dedicated to providing the information families and educators need, but this kind of work isn't possible without your help.