clock menu more-arrow no yes

Filed under:

Reglas de Colorado sobre currículo de lectura le aplican a Aurora, pero eso es novedad para los funcionarios del distrito

Students sit reading around a classroom reading on their own.
La mayoría de las escuelas de Aurora usan un currículo de lectura aprobado por el estado desde Kinder hasta tercer grado. Once de ellas usan programas rechazados por el estado.
Yesenia Robles / Chalkbeat

Algunas escuelas de Aurora tendrán que cambiar a un nuevo currículo de lectura para cumplir con una ley estatal que requiere materiales de lectura respaldados por ciencia — aunque los líderes del distrito inicialmente negaran que tendrían que cambiar.

Más o menos una tercera parte de las escuelas primarias y K-8 del distrito usan un programa que ha sido rechazado por los revisores del estado. Pero cuando un reportero les preguntó a mediados de febrero acerca de reemplazar el programa, los funcionarios del distrito resistieron la idea y dijeron que la ley no les requiere cambiar. El próximo día, después de que los oficiales de educación estatales confirmaran que la ley de 2019 les aplica a ellos, cambiaron su posición.

“El Departamento de Educación de Colorado (CDE) no ha establecido ningún plazo para que los distritos hagan cambios y nosotros seguiremos trabajando con el CDE a fin de hacer cualquier actualización necesaria,” dijo Corey Christiansen, portavoz del distrito, en una declaración escrita.

Comparado con algunos distritos grandes en Colorado, donde la amplia mayoría de las escuelas usan currículos inaceptables que tendrán que ser reemplazados, Aurora enfrenta un cambio relativamente leve. Pero entre la confusión del distrito en cuanto a la ley sobre la lectura, la comunicación no tan clara por parte de los funcionarios estatales, y la fricción que sigue habiendo entre el Superintendente de Aurora Rico Munn y la junta escolar, no se sabe cuándo el currículo de lectura tendrá alta prioridad en la lista de tareas “por hacer” del distrito.

En 2019, solo una cuarta parte de los estudiantes de tercer grado en Autora obtuvo una puntuación de dominio en los exámenes de lectura y escritura, lo cual está por debajo del promedio estatal. De los 38,000 estudiantes del distrito, un 47% están aprendiendo inglés (conocidos como English Learners), un grupo que representa un porcentaje desproporcional de los identificados como estudiantes con dificultad para leer.

Los funcionarios de educación del estado llevan tiempo diciendo que mejorar la enseñanza de lectura — y mejorar las puntuaciones de alfabetismo estancado en Colorado — es una de las mayores prioridades, pero tradicionalmente no se involucran en las decisiones de cómo los maestros deberán enseñar a leer. Eso está cambiando debido a una ley de 2019 con respecto a la lectura que requiere que esos currículos sean respaldados por ciencia y que los maestros de K-3 reciban nueva capacitación.

Pero a algunos defensores de la mejora en lectura, aunque estén alentados por las disposiciones más estrictas en la ley, les preocupa que los funcionarios del estado no van a darle seguimiento al asunto.

Hasta ahora, las señales han sido mixtas. Los funcionarios del estado le han dicho a Chalkbeat que ellos tienen el poder de bajar las puntuaciones de acreditación de los distritos si las escuelas no hacen un esfuerzo de buena fe por cumplir con las reglas para los currículos de lectura. Al mismo tiempo, han reconocido que los líderes de algunos distritos todavía están confundidos con respecto a la ley. Además, los funcionarios no tienen planes de comunicarse con los distritos para identificar los programas de lectura inaceptables hasta más tarde en esta primavera — dos años completos después de haber aprobado la ley.

“Yo pienso que esto es algo normal en cualquier situación nueva, en cualquier ley nueva a medida que la gente comienza a cumplirla,” dijo Melissa Colsman, comisionada asociada de aprendizaje de los estudiantes en el departamento de educación del estado. “Hasta que nos comuniquemos con ellos para darle seguimiento, no se siente como algo real todavía.”

Qué dice la ley

La ley sobre lectura en Colorado del 2019 (una actualización de la histórica ley de 2012, la Ley READ) tiene dos partes clave que tratan sobre la selección de un currículo para lectura. La primera y más conocida disposición requiere que los distritos compren programas de lectura aprobados por el estado si usan fondos de la Ley READ para la compra.

Como muchos distritos usan otros fondos monetarios para comprar el currículo de lectura, los administradores podrían suponer que por eso pueden seleccionar el currículo que quieren. Y ahí es que la segunda disposición de la ley de 2019 entra en juego.

Esa disposición requiere que todas las escuelas usen un currículo de lectura para los grados K-3 que tenga respaldo científico o esté basado en evidencia. Cuando revisó 30 programas el año pasado, el estado determinó que 10 programas en inglés y dos en español cumplían este requisito. El estado no ha emitido públicamente una lista de los programas de lectura que rechazó.

Wonders, el programa de lectura más ampliamente usado en las escuelas de Aurora, es uno de los aprobados por los revisores del estado. Pero un segundo programa llamado Units of Study for Teaching Reading, o más comúnmente como Lucy Calkins, no cumplió los requisitos. Lo mismo ocurrió con un programa complementario de fónica llamado Fountas & Pinnell Phonics, que es usado en todas las escuelas de Aurora que usan el programa Lucy Calkins.

Eso significa que un tercio de las escuelas primarias y K-8 de Aurora administradas por el distrito (una matrícula total de más de 5,000 estudiantes) usan un currículo de lectura inaceptable y no están cumpliendo la ley.

Pero durante una reciente entrevista telefónica, Starla Pearson (directora ejecutiva de currículo e instrucción de Aurora) dijo que el distrito no tiene planes de cambiar del programa Lucy Calkins y cuestionó la manera en que Chalkbeat interpreta la ley.

Christiansen, el portavoz del distrito que también estaba presente en la llamada, dijo “Nuestra recomendación es que le pidan aclaración sobre ese punto al [Departamento de Educación de Colorado].”

Más tarde el mismo día, él pidió aclaración escribiéndole al departamento, “Nuestro entender es que, al no usar fondos de la Ley READ para comprar el currículo, los requisitos de transición no se aplican a las escuelas de APS.”

Un portavoz del departamento de educación contestó la carta: “A todos los distritos se les requiere usar un currículo respaldado por ciencia o basado en evidencia, no importa cuál sea la fuente de fondos usada para efectuar la compra.”

Lindsay Drakos, copresidente de COKID, un grupo estatal que aboga por la dislexia, dijo que la comunicación del estado con respecto a qué es un currículo aceptable es poco precisa y deja demasiado espacio para confusión.

A ella le preocupa que esto es una señal de que el estado no va a hacer cumplir la ley de 2019 estrictamente.

“Nosotros tenemos la responsabilidad de ayudar a estos niños,” dijo ella.

Colsman, del departamento de educación del estado, dijo que implantar la ley de lectura de 2019 es una de las mayores prioridades de la Junta de Educación del Estado.

“Eso lo tomamos muy en serio,” ella dijo. “Vamos a estar trabajando… para asegurar que los distritos cumplan la ley si ahora están usando un programa que no está respaldado por ciencia ni basado en evidencia.”

Llenar las brechas en el currículo

Hace tres años, cuando Aurora adoptó los programas Wonders y Lucy Calkins, a las escuelas se les permitía escoger el currículo que quisieran. Aproximadamente dos docenas de las escuelas optaron por Wonders. Casi una docena seleccionó Lucy Calkins junto con el programa complementario Fountas & Pinnell Phonics.

(Las ocho escuelas chárter del distrito que tienen grados K-3 usan una variedad de programas de lectura, entre ellos Wonders y otras opciones aprobadas por el estado.)

Kerri Ampry-Smith, que este año ha estado enseñando Kinder completamente a remoto en la Fulton Academy of Excellence de Aurora, dice que generalmente le gusta el currículo de Wonders. Ella lo describe como bastante completo, con un componente de fónica bueno, libros que destacan varias culturas, y materiales que traducen fácilmente al mundo digital.

Dijo además que también tiene sus puntos débiles — la porción dedicada a enseñanza en pequeños grupos, por ejemplo — pero que es mejor que algunos otros programas de lectura que ha usado en los últimos 20 años. Ampry-Smith dijo que los maestros en su escuela originalmente seleccionaron Wonders porque ofrecía bastante guía para los muchos maestros nuevos de la escuela.

“Te dice exactamente qué hacer cada día,” dijo ella. “Eso es un apoyo enorme para los maestros nuevos.”

Desde 2015, el logro en lectura y escritura de tercer grado del distrito ha ido mejorando poco a poco cada año, y la proporción de estudiantes que cumple o supera los estándares estatales subió de un 18.4% a un 22.8% en 2019. El promedio del estado en 2019 fue un 41.3%.

Aurora es el distrito más diverso del estado, ya que sus estudiantes hablan más de 100 idiomas — y el más común es el español.

Cara MacCarthy, maestra de cuarto grado en la primaria Vaughn Elementary, dijo que tener Wonders en algunas escuelas y Lucy Calkins en otras causa un poco de inconsistencia, pero que era aún peor antes de 2017, cuando no había nada establecido.

MacCarthy, que antes enseñaba primer grado, recuerda pasar horas uniendo pedazos de varios programas. Otros maestros hicieron lo mismo.

“Podía ser completamente diferente de una clase a otra, y de una escuela a otra,” dijo. “Eso crea grandes interrogantes en cuanto a la igualdad.”

En 2017, “Hubo un gran suspiro de alivio cuando finalmente se adoptó un currículo, fuera Wonders o Lucy [Calkins],” ella señaló.

Los maestros de la Vaughn Elementary finalmente seleccionaron Wonders y si bien MacCarthy dice que no es perfecto, al menos ofrece una base sólida para empezar a construir.

¿Los niños están adivinando?

Aunque los revisores de currículo de Colorado rechazaron el programa Lucy Calkins la primavera pasada, los expertos en lectura y escritura lo criticaron, en parte porque alienta a los niños a adivinar palabras según la ilustración, el contexto, u otra información en la página. Los científicos han desacreditado ese método, diciendo que es un hábito empleado por personas con poca habilidad para leer, y que los estudiantes deben usar sus destrezas fónicas para pronunciar las palabras según el sonido.

Cuando se le preguntó si le preocupaba que el programa Lucy Calkins podría estar alentando a los estudiantes a adivinar, Pearson (que dirige la oficina de currículo e instrucción de Aurora) dijo, “Pienso que si eso es lo único que usamos, entonces sería un problema.”

También agregó, “Ciertamente no estoy aquí para confirmar o negar la efectividad de los materiales [de Lucy Calkins].”

Pearson dijo que las deficiencias en el programa Lucy Calkins se resuelven agregando el currículo Fountas & Pinnell Phonics. Pero no pudo decir si los estudiantes de Aurora pudieran estar recibiendo una enseñanza de lectura inconsistente por ser alentados a adivinar en algunas instancias y a pronunciar los sonidos en otras.

“Ya que no he estado presente en esos salones de clase…. no puedo decir si eso es lo que está ocurriendo o no,” dijo.

Aparte de promover que adivinen y no incluir enseñanza clave sobre fónica, los expertos han criticado el currículo Lucy Calkins porque apenas tiene apoyo para los estudiantes que están aprendiendo inglés. Una revisión del programa en 2020 por siete investigadores dijo que sus reclamos de “prácticas que son ‘especialmente poderosas’ o ‘de increíble apoyo’ para los estudiantes que están aprendiendo inglés no son consistentes con los estudios existentes.”

Traducción por Milly Suazo.

The COVID-19 outbreak is changing our daily reality

Chalkbeat is a nonprofit newsroom dedicated to providing the information families and educators need, but this kind of work isn't possible without your help.