clock menu more-arrow no yes

Filed under:

¿Los padres quieren que Colorado tenga exámenes estandarizados? Depende a quién se le pregunte

An orange sign says “testing in progress, do not disturb” as students work in the background
Los defensores de educación en Colorado están divididos en cuanto al valor de los exámenes CMAS en una pandemia. Alan Petersime/Chalkbeat

Uno de los debates que está tomando importancia en la sesión legislativa de Colorado en 2021 es si se deben tener exámenes estandarizados en medio de una pandemia, y está dividiendo las opiniones de los defensores de la educación y también de los funcionarios electos.

¿Pero qué quieren los padres? Para indicar que el público general está de acuerdo con ellos, los grupos de defensa han publicado resultados de encuestas que han llegado a conclusiones opuestas.

Una encuesta de 600 votantes registrados comisionada por la organización Democrats for Education Reform (el grupo afiliado con Colorado Succeeds) y el grupo conservador de defensa Ready Colorado encontró que un 62% de los encuestados apoya dar exámenes estandarizados si no se usarán para sancionar a las escuelas o maestros cuando el desempeño estudiantil sea deficiente.

“A los padres les preocupa mucho la pérdida de aprendizaje este año y la calidad de enseñanza que están recibiendo sus hijos”, dijo Leslie Colwell de la Colorado Children’s Campaign. La organización no estuvo involucrada en la encuesta, pero citó los resultados en un comunicado de prensa pidiendo que el estado mantenga los exámenes este año.

Otra encuesta de más de 700 votantes activos comisionada por la Colorado Education Association (el sindicato de maestros más grande del estado), la Colorado Association of School Executives (que representa a los superintendentes), la Colorado Association of School Boards, y la Colorado Rural Schools Alliance encontró que un 58% de los encuestados quiere que este año se cancelen los exámenes, conocidos como CMAS.

“Como madre y educadora, sé que muchos padres quieren saber cómo les está yendo a sus hijos en la escuela”, dijo Amie Baca-Oehlert, presidenta de la Colorado Education Association. “Pero los exámenes CMAS no nos darán la respuesta”.

Para suspender los exámenes, Colorado necesitará un permiso del gobierno federal o se arriesga a perder millones en fondos federales. Una de las primeras decisiones importantes de Miguel Cardona, el nominado a Secretario de Educación del Presidente Biden, será si se emitirán esos permisos o no. En su audiencia de confirmación esta semana, Cardona dio señales mixtas, diciendo que no tiene sentido traer a los estudiantes de enseñanza a remoto a la escuela solamente para darles un examen, pero que es importante tomar en cuenta la pérdida de aprendizaje.

Ese es el mismo debate que se está dando en Colorado.

La Senadora Estatal Rachel Zenzinger, demócrata de Arvada, tiene planes de presentar una legislación para que el Departamento de Educación de Colorado pida un permiso del gobierno federal. Obtener ese permiso pondría a la legislatura “al volante”, dijo ella, y espera que sus colegas estén de acuerdo en cancelar los exámenes.

“Si uno analiza bien por qué queremos dar este examen, qué información estamos buscando, la respuesta más común que escuchará es que la gente quiere saber lo siguiente: ¿Hubo pérdida de aprendizaje?” dijo ella. “Pero cuando recibamos los resultados de ese examen, ¿qué tan útiles nos resultarán?”

Los exámenes están programados este año para abril y mayo, más tarde de lo acostumbrado, y hasta en años normales los distritos escolares no reciben los resultados hasta el verano. Los presupuestos del estado y los distritos escolares ya estarán definidos para esa fecha, dijo Zenzinger, y los estudiantes del próximo año se ubicarán en grupos de lectura y matemáticas basándose en su desempeño al empezar el año escolar, no en los resultados de los CMAS de la primavera anterior.

Los distritos escolares de Colorado han dicho que será sumamente difícil administrar los exámenes, ya que requerirá que recuperen y preparen las miles de computadoras portátiles enviadas a la casas de los estudiantes para poder aprender a remoto. Los requisitos de distanciamiento social y cuarentena también podrían hacer que tome más tiempo administrar los exámenes. Y ellos anticipan que menos estudiantes tomen el examen (especialmente aquellos que estén todavía aprendiendo a remoto debido a las inquietudes de salud de las familias), lo cual hará que los datos no sean fiables.

Quienes apoyan continuar con los exámenes dicen que es esencial hacerlo para evaluar la pérdida de aprendizaje y que los padres puedan tomar decisiones informadas, y para que los funcionarios estatales designen recursos a las comunidades más fuertemente afectadas.

Katy Anthes, Comisionada de Educación de Colorado, ha prometido $52 millones de la última ronda de fondos federales de alivio por el coronavirus para programas como tutorías, programas después de la escuela y escuelas de verano, pero los detalles no se han definido todavía.

Los exámenes estandarizados fueron cancelados el año pasado, y por lo tanto la información más reciente es del 2019.

“¿Por qué no saber en qué nivel están los estudiantes en lectura y matemáticas y decir que no nos molesta estar tres años sin información?” Preguntó Colwell. “A mí eso me parece una falta de consciencia.”

A fines del último mes, una mayoría de ambos partidos en la Junta de Educación del Estado estuvo a favor de dar los exámenes estandarizados este año.

“Si nos importa la equidad, nos tiene que importar la información”, dijo Rebecca McClellan, demócrata de Littleton y miembro de la junta. “Si no podemos definir dónde estamos atrasados, no podremos enfocar la ayuda donde se necesita”.

El Gobernador Jared Polis también parece apoyar los exámenes, y un portavoz de su oficina escribió que Polis “cree que es crítico que los padres, educadores, comunidades y formuladores de política entiendan cómo el virus de COVID-19 ha afectado el aprendizaje de los estudiantes en todo el estado, especialmente los estudiantes en desventaja económica”.

La opinión pública varía dependiendo de cómo se haga la pregunta. La encuesta de Keating Research (comisionada por personas que apoyan lo exámenes) inicialmente preguntó si los exámenes se debían administrar “dadas las interrupciones que han enfrentado las escuelas”, y encontró que un 46% de los encuestados dijeron que sí, un 41% dijeron que no, y un 13% dijeron no estar seguros. Si el examen fuera explícitamente separado de la responsabilidad de las escuelas y los maestros, el apoyo aumentó a un 62%.

Amplias mayorías estuvieron de acuerdo con la idea de que es importante tener una prueba a fin de año para determinar cuánta fue la pérdida de aprendizaje, enfocar la ayuda a quienes la necesiten más, reducir las brechas académicas por raza e ingresos, y ayudar a los padres y formuladores de políticas a tomar decisiones informadas.

Al preguntar otra vez si los exámenes se deben usar este año, el apoyo fue aún mayor.

La encuesta de Harstad Strategic Research, respaldada por el sindicato y el distrito, preguntó a qué cosas las escuelas les deben dar la mayor prioridad. Cincuenta y tres por ciento de los encuestados dijeron que lo más importante es la instrucción en un salón de clases, otro 37% dijo que es la salud social y emocional, y solamente un 7% dijo que lo más importante son los exámenes estandarizados.

Luego se les preguntó: “Debido a los retos que ha presentado el coronavirus, ¿cómo debe el estado manejar los exámenes estandarizados esta primavera?” Cuando la pregunta se hizo de esa manera, 58% de los encuestados dijeron que los exámenes se deben cancelar y 38% dijo que se deben tomar como de costumbre. Entre los padres de las escuelas públicas, un 77% de las madres quiere cancelar los exámenes, mientras que solamente un 52% de los padres quiere lo mismo.

Keating y Harstad son compañías de encuestas en Colorado, y ambas han recibido calificaciones de B/C de FiveThirtyEight.

En una conferencia de prensa organizada por los que se oponen a los exámenes, Laura Martinez (madre de Adams 14 y líder de la organización comunitaria Coloradans for the Common Good) dijo que sus hijos batallaron por el atraso en el comienzo del año escolar y tuvieron dificultades para tomar las clases a remoto, pero ella no piensa que la respuesta está en un examen estandarizado.

“Considerando todo lo que ocurrió este año, yo pongo en duda los beneficios de reemplazar el tiempo de instrucción con otro examen,” dijo Martinez.

Nota de redacción: Esta noticia fue actualizada para reflejar mejor el orden de las preguntas en las encuestas.

Milly Suazo ha traducido este reportaje.

The COVID-19 outbreak is changing our daily reality

Chalkbeat is a nonprofit newsroom dedicated to providing the information families and educators need, but this kind of work isn't possible without your help.

Connect with your community

Find upcoming Colorado events